martes, 19 de abril de 2016

CRECIMOS JUNTOS. GRACIAS KOBE!


Lo recuerdo como si fuera hoy. Corría la primavera del año 2001, me senté  delante del televisor y vi algo nuevo, diferente. Experimentar la emoción de ver un partido donde hay jugadores que no conoces de nada y ver que hay uno que es muy bueno, que es formidable y que hasta hace 15 minutos no tenías ni idea de que existía.

Ese momento de darte cuenta de que hay un tipo del que ignorabas su existencia y que es muy bueno es uno de los momentos más apasionantes del baloncesto y de los que más emociona.

Por entonces el que suscribe estas líneas no tenía ni la más remota idea de que eran los Lakers, ni de donde estaba Los Ángeles, ni conocía nada del mundo del baloncesto más allá de la película Space Jam.Sin embargo sus ojos no paraban de fijarse en aquel joven jugador de 22 años con pelo a lo afro y número 8 a la espalda que parecía jugar con el resto de individuos en la pista.

Por esa época, comienzos del nuevo milenio, ver partidos NBA era mucho más difícil que en la actualidad. O eras abonado a Canal + o estabas muerto. Afortunadamente un amigo mío me suministraba partidos de los Lakers en cintas de VHS para poder visualizar a ese número 8. La mayoría  de personas me decían que el mejor jugador de los Lakers era el 34 (Shaquille O´Neal). Yo me decantaba por Kobe. Quizá por cabezonería. Quizá por amor a primera vista.


Imagen: Kobe y Shaq, 8 años, amor, odio, lucha de egos y...3 anillos juntos

Siempre que le veías jugar tenías la sensación de que iba o que podía dejarte con la boca abierta. Había otros grandes jugadores por los que la gente se decantaba como McGrady, Iverson, Marbury, Carter, O´Neal, Reggie Miller, Chris Webber, pero Kobe poseía otro nivel, distinto al resto.
Por supuesto que tenía sus críticos, que si tiraba demasiado, que si no pasaba, pero era ese jugador que te gustaba pedirte en los antiguos NBA LIVE de la Play Station One y realizar 30 lanzamientos con él.

Pasó el tiempo, pude verte ganar anillos, logré ver partidos de baloncesto más a menudo, la mayoría de ellos a escondidas en el salón, eso es la NBA para los que la seguimos desde el otro lado del globo debido a la diferencia horaria.
Llegaron también los tiempos oscuros, con tu figura bajo sospecha debido a los acontecimientos en Colorado en 2003 y el posterior juicio y repercusión mediática, perdida de sponsor incluida.

Pocos seguimos a tu lado, pocos creyeron que te levantarías de aquello, con tus actuaciones lograrías cambiar los abucheos en los estadios por aplausos.


Vídeo: Una pequeña muestra de todo aquello que no volveremos a ver sin el genio de Philadelpia en las pistas


Llegó el 22 de Enero de 2006. Me fuí al Teletexto y leí “Kobe Bryant ha anotado 81 puntos”. A pesar de que habías anotado 62 puntos un mes atrás pensé que el teletexto se había estropeado. “No puede ser cierto” pensé. Lo era. Y vaya que lo era.

Cambiarías el 8 por el 24, ganarías 2 anillos más, 1 MVP, media España se haría de los Lakers tras la llegada de Pau Gasol, jugarías 2 finales olímpicas en 2008 y 2012 en las que ganarías a España y por primera y última vez iría contra ti.



Tuve la fortuna de realizar un viaje junto a unos amigos, ir a Barcelona en Julio de 2012 durante 4 días sólo para ver 2 partidos de la selección USA ante España y Argentina en el Palau Sant Jordi. Ni que decir tiene que intentamos por todos los medios fotografiarnos con jugadores de las tres selecciones. Y ahí Kobe nos ganó. Fue el único jugador de toda la selección estadounidense junto a Deron Williams que no tuvo ningún reparo a pararse durante los tres días con los fans.

Llegamos a 2013, un Kobe a nivel MVP promediando 27 puntos 6 rebotes 6 asistencias, se rompe el tendón de Aquiles. Su ética de trabajo logra hacer que vuelva cuando muchos le daban por retirado.
Nunca volvió a ser el jugador previo a la lesión, las secuelas fueron demasiado graves a nivel físico.

14 de Abril de 2016, hace apenas 5 días, son las 7.00 de la mañana. Como otras muchas veces, me encuentro despierto tras presenciar un partido de Kobe , por desgracia será la última vez, jamás volverá a vestirse de corto, sus últimos minutos, sus últimos fadeaways, sus útimos puntos (¡60 PUNTOS!)

Solo un ser superior puede lograr 60 puntos el día que se retira del baloncesto profesional con casi 38 años ( el record anterior de 60 puntos con más edad era con 32 años), y en el crepúsculo de su carrera con un físico muy deteriorado, los últimos puntos de una auténtica leyenda del baloncesto en su último partido tras 20 años de profesional, que logra eclipsar la hazaña de los Warriors y sus 73 victorias.

El Staples le brindó una ovación de las que no se olvidan con facilidad, la única que se puede dar a un 5 veces campeón de la NBA, 18 veces All Star, 11 veces elegido en el mejor quinteto de la temporada, 2 veces MVP de la final, 4 veces MVP del All Star Game, 1 vez MVP de la Liga Regular, 2 Oros Olímpicos, Tercer Máximo Anotador de la Historia de la NBA, 431 partidos con 30 o más puntos, 25 partidos con 50 o más puntos y 6 partidos con 60 o más puntos.

No conozco la NBA sin Kobe Bryant. No sé como será sin él. Gracias a él me puedo considerar un Laker y conocedor de su historia  y de sus leyendas ( Magic, Kareem, West, Worthy , Shaq).


Imagen: Carta de despedida de la NBA dándole las gracias por todo lo que ha hecho por este deporte.


Imposible calcular las horas de sueño que me robaste por poder verte jugar. Imposible calcular también todo lo que me hiciste disfrutar.

Kobe es HISTORIA VIVA DEL DEPORTE, y Los Ángeles, la capital mundial del show, lo sabe y le echará de menos.


Será ese recuerdo de todos los que pudimos verle, lo que mayor hará su legado, lo que le hará eterno. Aunque la nostalgia siempre será irremediable.


CRECIMOS JUNTOS, GRACIAS KOBE!



No hay comentarios:

Publicar un comentario